Jose Antonio Ponseti

Jose Antonio Ponseti
Esto sigue siendo muy divertido

About Me

Soy licenciado en Ciencias de la Información por la UAB,estudié en Estados Unidos, en San Francisco. He formado parte del Grupo PRISA desde que me gané la beca para Radio Barcelona, finales de los 80. He colaborado con varios medios escritos.Soy un apasionado de los animales. Vivir es apasionante...

Saturday, May 24, 2008

Memorias de África


Día 9

El Safári era el rally más difícil de cubrir, pero el más apasionante. Tramos de más de 150 kilómetros, carreteras abiertas al tráfico, animales salvajes, madrugadas en convoy para evitar ser asaltados, lluvias torrenciales, miedo, mucho miedo en áreas en donde la vida no vale nada.

Dicen de África que la amas o la odias, yo la amo. Desde el primer viaje me apasionó, no solo el país, los coches preparados para el Safári me parecían preciosos.

Quizás esta es la razón por la que siempre nos salían bien las cosas y os aseguro que no era fácil. Nuestros ángeles de la guarda eran los chicos de Mathews Safaris, la compañía que contratábamos para circular por Kenya. Os podéis imaginar que dejar a un cámara en mitad de la nada, solo, no era una buena idea si queríamos encontrarlo vivo al final del día. Así que todo el mundo tenia su ¨guardespaldas¨.

Yo viajaba normalmente con Chema, mi cámara, de él voy hacer un especial en este blog, Jorge Arce (COPE) y Miquel Liso (Fotógrafo).

Dos años consecutivos se paró el coche de Sainz delante nuestro, no nos lo podíamos creer. El primer año el tramo era de unos 175 kilómetros, nosotros estábamos sobre el ciento y pico y se le rompe el coche ahi. Recuerdo a Sainz preguntándome donde teníamos el helicóptero y cuando le explicamos que de eso nada que el Land Rover estaba aparacadito enfrente de él no se lo creía.

Al año siguiente otra vez. Estábamos preocupados, Sainz pensaría que eramos gafes o algo parecido al final le sacamos nosotros del tramo y le llevamos al hotel y a Luis Moya lo dejamos con el coche roto y los leones.

Circular por un tramo mirando al cielo continuamente es agotador, el plan de cada día era fácil, entrar contramano por el tramo y cuando oíamos el primer helicóptero (todos los equipos principales llevaban un helicóptero encima de sus pilotos para avisarles si había animales salvajes o coches en el tramo), nos hacíamos a un lado. Así hasta el anochecer, con parada en las asistencias para ver que tal estaba marchando la carrera y conseguir las cintas de las mini cámaras.

Pero en África había mucho más. El cotolengo de Nairobi, al que cada año llevamos medicinas, leche para bebes y ropa. Toda esta ayuda la organizaba Luis Moya, el nunca quería que lo contásemos pero año tras año ayudo a un montón de niños menores de 12 años, abandonados por sus padres por ser portadores del virus del sida. Gracias Luis por darme la oportunidad de ser más humano. Hoy seguimos en contacto con esta institución.

Las cenas en un restaurante italiano del que no recuerdo el nombre (Tuna Tree) que estaba construido en unos árboles enormes. Los viajes interminables a Mombasa hacia el sur o al norte hacia Nakuru. Un año nos quedamos tirados cerca de Nakuru,casi no lo contamos, nos sacaron de ahí por la noche y de milagro.

De todos los animales que vi, me quedo por su brutalidad con el rinoceronte, hoy en día aquí en América llevo uno gigante pintado en mi Land Rover.

Pero lo que engancha de África es su gente, los Massai apareciendo de la nada, la pobreza y el hambre llevados con una sonrisa, el cariño y la ternura de los niños que nos convertían en una de las historias de su vida. La luz, el atardecer en la sabana. El envió de imágenes desde la televisión de Nairobi, un sitio infame en donde teníamos que hacer auténticos milagros. Además eramos amablemente encañonados por el soldado de la puerta para asegurarse que no eramos los ¨malos¨de la película, toda una aventura.





4 comments:

Guillermo Estévez Sánchez de Rojas said...

Hola Ponsetti,

Gracias por este blog que nos acerca a tu persona...

No paro de reirme contigo, tanto en Carrusel Deportivo ahora, como cuando retransmitias los rallies, que ahora recuerdo gracias a este blog.

Eres un ejemplo a seguir, bueno, solo algunos aspectos de tu vida :D

Un saludo,

Guillermo

Stinkfist said...

Fascinante.
Tienes la suficiente magia como para hacernos revivir esos años y para transmitirlos como si lo pudiésemos ver através de tus textos.
GRACIAS.

Salonen said...

Emocionante Ponseti. África es mucho África... Y ahora el mundial siguen llamándolo mundial sin hacer el "Safari", que se le va a hacer...

Esperando el próximo capitulo.

Un abrazo desde Asturias.

Mariano said...

Buenas Ponseti!

Gracias a vosotros me enganche a los rallys y aun conservo con mucho cariño cintas VHS con todos los resumenes de Canal + que grabe entre 1995 y 1999; autenticas joyas del deporte de motor.

Y ahora con este blog estoy recordando todos aquellos momentos y conociendo mejor el mundo de los rallys.

Enhorabuena por el blog y tus programas de radio !!